Juventud, Mujeres gitanas

Soy Ana Martínez de Jerez de la Frontera, vengo de una familia gitana y humilde. cuando algo se quiere se consigue y sobre todo cuando sabes que no es solo un buen futuro para ti

Soy Ana Martínez de Jerez de la Frontera, vengo de una familia gitana y humilde. Mi camino
comienza desde mi atención e interés por la educación desde que era pequeñita, siempre he
contado con la ayuda y motivación por parte de mis padres, por lo que conseguí obtener el
graduado escolar.
En adelante, continué mis estudios realizando el bachillerato de ciencias sociales. Fueron dos
años duros, pero con esfuerzo y dedicación pude conseguir otro gran paso en mi vida. Aludo
a que fueron dos años duros, porque a finales de este último, me enteré que estaba
embarazada, por lo que la situación se volvió mucho más compleja. La noticia de mi
embarazo para mis padres no fue de agrado ya que tan solo tenía 17 años y pensaban que
todo el trabajo por conseguir mis estudios había sido en vano y que abandonaría mi camino
en la educación.
Después de la noticia y pasar un breve tiempo entré en la universidad de Cádiz, pero lo
rechacé para poder cuidar de mi hija, pero me prometí a mi misma y a mi familia que seguiría
estudiando pasado el primer año de mi niña.
Con 19 años comenCé la carrera universitaria de Trabajo Social en el campus de Jerez de la
Frontera, con la ayuda de mi familia y de mi pareja conseguí llevar a cabo tanto mis estudios
como la ocupación de mi hija. No es algo fácil, pero cuando algo se quiere se consigue y
sobre todo cuando sabes que no es solo un buen futuro para ti, sino un ejemplo para tu propia
hija. Llegado al último año de carrera acudí a la Fundación Secretariado Gitano para pedir
ayuda con mi trabajo final, ya que mi trabajo estaba inspirado en nuestra comunidad gitana y
la educación. Recibí bastante ayuda y afecto por parte del equipo. Gracias a la orientadora de
la FSG realice un trabajo sobresaliente.
Actualmente tengo 23 años, soy Trabajadora Social y estoy estudiando un curso ofrecido por
la FSG, el cual me está sirviendo para poder desarrollarme en un tema como es la
intervención social como es nuestra comunidad gitana y también soy voluntaria en la
fundación. Por lo cual tengo que agradecer a esta el permitirme poder seguir aprendiendo y
desenvolverme en las distintas situaciones.