Mujeres gitanas

"Me siento orgullosa de esas tías y primas, que aun teniéndolo más complicado, se han servido de referentes positivos para empoderarse y lograr ser lo que ellas quieran"

«Desde que comencé a trabajar en la FSG, he trabajado con diferentes grupos de mujeres y jóvenes y siempre he intentado concienciarlos de la importancia de participar en los espacios públicos y privados, utilizando esto como herramienta para visibilizar a la comunidad gitana y para luchar contra estereotipos que desde hace años venimos sufriendo. Tras 15 años dedicada a la intervención social y participando en mi ciudad en dichos espacios, veo los frutos ahora, pues no sólo se relaciona a la Mujer Gitana con el arte flamenco, sino también con otras disciplinas y ámbitos que parecía que estaban fuera de nuestro alcance. Se ha comenzado a valorar desde otra perspectiva lo que aportamos a la sociedad y el rol que tenemos dentro de nuestra propia comunidad. A nivel personal como mujer y gitana, me siento orgullosa de esas tías y primas, que aun teniéndolo más complicado, se han servido de referentes positivos para empoderarse y lograr ser lo que ellas quieran. En la FSG, yo, he reforzado mi identidad y el compromiso con mi gente, ya que es el medio que tengo para luchar por una sociedad más igualitaria e inclusiva, y compartir espacios dentro de la entidad, hace que junto con otras mujeres gitanas sirvamos de ejemplo. Mi claro ejemplo, fue mi mare Angelita, que sin conocer el término «feminismo» ni «empoderamiento», hizo que lo viera en mi día a día, y asimilara que en la sociedad debemos hacernos un hueco, esas personas que creemos en la igualdad de género y en la igualdad de oportunidades, y podemos conseguirlo, porque tenemos el poder de un pueblo, que siempre luchó y lucha por su supervivencia»